23/10/15

Creces por todas partes, hacia las entrañas creces. Te abres a mí como una fuente, como árbol te entregas. Mientras colgado de las torres del sueño yo dibujaba en torno a ellas mis formas, descubría misterios para llenar los huecos de los días. Grabé en tus miembros la brasa de los míos, te escribí en mis labios y en mis dedos, te labré en mi frente, alteré las letras y el alfabeto, multipliqué los modos de lectura.